LOS PERIODISTAS MAS IMPORTANTES DE TODOS LOS TIEMPOS









ORIANA FALACCI

Nació el 29 de junio de 1930 en Florencia.

Se crió, en el seno de una familia muy humilde. Hija de un albañil tuvo tres hermanas, una de ellas adoptada.



Cursó estudios medios en su ciudad natal y, ayudada por varias becas, ingresó en la Facultad de Medicina. "Me matriculé en Medicina porque el tío Bruno decía que estudiar Medicina me ayudaría a ser escritora y en aquel tiempo la Universidad no era gratis: hacía falta costeársela. Luego me quedé en periodismo que me permitía escribir, y a la vez que realizaba los estudios universitarios, escribía pequeños reportajes para un diario de Florencia".

Se caracterizó por mostrar, tanto en sus obras como en sus artículos y crónicas, un estilo muy personal que roza la provocación y se sitúa siempre en la más plena controversia. Reconocida sobre todo por sus entrevistas a personajes como Henry Kissinger. Su estilo frontal enfureció a varios de sus entrevistados, como el ayatollah Jomeini, Muammar al-Gaddafi o Leopoldo Galtieri, a quien llamó "torturador".

Oriana Fallaci, para sus trabajos, partía de la hipótesis de que en una entrevista lo que cuenta no son las preguntas sino las respuestas: "Si una persona tiene talento, se le puede preguntar la cosa más trivial del mundo: siempre responderá de modo brillante y profundo. Si una persona es mediocre, se le puede plantear la pregunta más inteligente del mundo: responderá siempre de manera mediocre".


En 1973, conoció al poeta Alekos Panagulis, un resistente a la dictadura griega que fue autor de un atentado fallido contra Yorgos Papadopulos. Panagulis fue el único hombre con el que convivió durante tres años, hasta el 1 de mayo de 1976, fecha en la que fue asesinado en una calle de Atenas. Su recuerdo la llevó a escribir en 1979 la novela "Un hombre".
El Columbia College de la Universidad de Chicago le otorgó la "laurea ad honorem" en Literatura. Fue corresponsal en Vietnam y en la Guerra del Golfo. Colaboró con numerosas publicaciones y escribió varios libros, entre los que destacan: "Entrevista con la Historia" (1974); "Carta a un niño que no nació" (1975); "Un hombre" (1976) e "Inshallah" (1992).

En 2003 salió a la venta en Italia, "La fuerza de la Razón", editado por Rizzoli Internacional. En la obra acusa a la Iglesia Católica de ser demasiado débil ante el mundo musulmán, y a Europa de venderse al Islam "como una prostituta". Dos años antes, su ensayo "La rabia y el orgullo" provocó acusaciones de que incitaba al odio contra los musulmanes. Con esta obra rompe un silencio de diez años, y lo hace tomando como punto de partida el apocalipsis que la mañana del 11 de septiembre de 2001, no muy lejos de su casa de Manhattan, desintegró las Torres Gemelas y redujo a cenizas a miles de personas.


Su último libro, "Oriana Fallaci entrevista a Oriana Fallaci", en el que analiza el «cáncer moral que devora a Occidente» y su propia enfermedad. En su autoentrevista, afirma que "tanto el Occidente como Europa e Italia están más enfermos que yo". Y revela que detesta las entrevistas "el aspecto más conocido de su trabajo periodístico", por haberlas considerado siempre un acto de violencia, de crueldad hacia el entrevistado. Salió a la venta el 8 de agosto de 2004 junto al diario Corriere della Sera, y en pocas horas se agotaron 500.000 copias.
Oriana Fallaci falleció el 14 de septiembre de 2006 en un hospital de la ciudad de Florencia. 

Obras


1956: I sette peccati di Hollywood (Los siete pecados capitales de Hollywood)

1961: Il sesso inutile, viaggio intorno alla donna (El sexo inútil)

1962: Penelope alla guerra (Penélope en la guerra)

1969: Niente e così sia (Nada y así sea)

1974: Intervista con la storia (Entrevistas con la historia)

1975: Lettera a un bambino mai nato (Carta a un niño que nunca nació)

1979: Un uomo (Un hombre)

1990: Insciallah (Inshallah)

2001: La rabbia e l'orgoglio (La rabia y el orgullo)

2004: La forza della ragione (La fuerza de la razón)

2005: Oriana Fallaci intervista sè stessa - L'Apocalisse (Oriana Fallaci se entrevista a sí misma - El Apocalipsis)

2008: Un cappello pieno di ciliege, (Un sombrero lleno de cerezas)

RICHARD SORGE


Nació el 4 de octubre de 1895 en Kaff.

Hijo de madre rusa y de un ingeniero alemán. Cuando tenía dos años su familia se trasladó a Berlín donde terminó el bachillerato y cursó estudios en la Universidad de Hamburgo. Obtuvo el doctorado Summa Cum Laude en Ciencias Políticas.

Militante del Partido Comunista Alemán desde 1925. En el año 1926 viaja a la Unión Soviética y es reclutado como agente.

Contrajo matrimonio con una bailarina rusa. Regresó a Alemania y se infiltra en las filas del Nacionalsocialismo.

En Berlín conoció al teniente coronel Eugen Ott, agregado militar de Alemania en Tokio.

El 30 de julio de 1933 comunicó a sus jefes en Moscú, que marcha a Japón como corresponsal del Frankfurter Zeitung. Al tiempo, el teniente coronel Ott ascendió a general y se convirtió en el embajador de Alemania en Tokio. Ambos, Ott y Sorge, estrecharon aún más su amistad. Mantuvo informado a Stalin de los movimientos del ejército japonés y de sus posible actividades en la frontera chino-soviética.

El 12 de mayo de 1941 informó a Moscú sobre el inminente ataque aleman con 170 divisiones que se realizaría el 20 de Junio. La Operación Barbarossa ocurrió el día 22. El 14 de septiembre de 1941, informa que el gobierno japonés ha decidido no entrar en guerra con la Unión Soviética. Fue detenido y el embajador alemán intercede. El General Ott no podía creer que fuera cierto lo que se decía, porque Sorge le había proporcionado informes secretos de los Japoneses, que éstos habían ocultado a su socio alemán.

Siendo miembro del Partido Nacionalsocialista Alemán, gozaba de plena confianza por parte de los dirigentes. Se cree que sus actividades fueron denunciadas por un miembro de su propio equipo. Fue interrogado durante largo tiempo y ahorcado en Tokio el 7 de noviembre de 1944 en compañía de una agente rusa de nacionalidad japonesa llamada Ozaki Hotsumi.

En 1964 fue declarado héroe de la Unión Soviética.

ROBERT CAPA


Nació el 22 de octubre de 1913 en Budapest.


Se exilió tras haber participado en actividades estudiantiles de izquierda. Viajó a Alemania donde estudió Periodismo y trabajó como fotógrafo en Berlín.


En 1933 escapa de la persecución nazi contra los judíos y se instala en París. Trabajó hasta finales de los treinta en la revista Vu.

En París conoce a la que sería su pareja, la alemana Gerda Taro, con la que congenia por su militancia antifascista.


Su primer viaje a España se produjo en 1936 y pudieron trabajar sin problemas en el frente republicano. En 1935 visitó España y realizó un reportaje gráfico sobre la Guerra Civil. El famoso miliciano muerto en Cerro Muriano, en el frente de Córdoba, es uno de los trabajos más polémicos de Capa, ya que hay versiones que apuntan a que se trata de un posado y no de una muerte capturada por la cámara espontáneamente.


En 1938 se trasladó a China, donde captó las imágenes de la invasión japonesa.

En 1946 se nacionalizó estadounidense y al año siguiente junto a Cartier-Bresson, David Saymour y George Rodger fundó la Agencia Magnum de la que fue presidente durante tres años. Como reportero de Life trabajó en los principales escenarios bélicos de la Segunda Guerra Mundial, y fotografió los momentos históricos de la guerra de Palestina en 1948.

Robert Capa falleció el 25 de mayo de 1954 en Thai Binh, Vietnam cuando efectuaba un reportaje de guerra al pisar una mina convirtiéndose en el primer corresponsal americano muerto en esa guerra. 

François Babeuf


Pensador y revolucionario francés 

Nació el 23 de noviembre de 1760 en Saint-Quentin.

Luchó con entusiasmo por la Revolución Francesa; al final del Periodo del Terror, arremetió contra el régimen que surgió con la reacción termidoriana, que suponía una vuelta atrás en sus teorías socialistas.

Usando el seudónimo de Gracchus Babeuf, editó el diario Tribun du peuple, donde condenaba a los enemigos de la Revolución.

Defendía la colectivización de la tierra y de los bienes; luchaba en pos de la igualdad política y económica de todos los ciudadanos; propuso la supresión de la propiedad privada mediante la confiscación y la abolición del derecho de herencia.

Estos principios se conocen con el nombre de babuvismo.

En el año 1796 participó en una rebelión para derrocar al Directorio e instaurar un Estado comunista.

François Babeuf fue ejecutado en París el 27 de mayo de 1797 al fracasar la revuelta.


JOSEPH PULITZER


Editor-periodista norteamericano 


Nació el 10 de abril de 1847 en Mako, Hungría.


Recibió una selecta educación y deja su casa para alistarse en el ejército austríaco y más tarde en la legión extranjera de Francia y en la armada inglesa.

En todos los casos fue rechazado por la «debilidad ocular» que padecía desde su infancia. Se dice que no fue un personaje agraciado: era alto, delgado y desgarbado, con cabeza grande, cabello negro y una nariz descomunal.

Emigró a los Estados Unidos en 1864. Durante la Guerra Civil estadounidense se enroló en la primera caballería de York.


En 1867 adquirió la ciudadanía estadounidense y entró a trabajar en un periódico alemán, el Westliche Post, de San Luis (Missouri), del que en 1871 fue director ejecutivo y accionista. Dos años después abandonó el periódico. Tras licenciarse en Derecho y trabajar como corresponsal del New York Sun, en 1878 compró el St. Louis Evening Dispatch y el Evening Post, que unió para fundar el Post-Dispatch. En 1887 adquirió el New York World, que bajo su dirección se convirtió en un periódico importante, famoso por su sensacionalismo, sus revelaciones, sus reportajes extensos y detallados, sus cruzadas contra la corrupción y por su opinión editorial.

En 1887 cayó enfermo por agotamiento, pero a pesar de su ceguera e invalidez, y aunque hacía largos cruceros, continuó supervisando el periódico. En 1903 creó los premios Pulitzer de literatura y periodismo, y donó un millón de dólares a la Universidad de Columbia para la fundación de una escuela de periodismo.

Joseph Pulitzer falleció en Charleston el 29 de octubre de 1911.

GIANNI RODARI

Escritor italiano de libros infantiles nacido en Omegna. De padres panaderos, fue criado por una nodriza y con 9 años enviado a vivir con su tía. Permaneció hasta los 14 años en un seminario, obteniendo más tarde una beca para seguir estudiando, aunque siempre quiso ser músico. Se ganó la vida dando clases particulares y cuando Italia entró activamente en la II Guerra Mundial, Rodari fue rechazado por el ejército debido a su mala salud. Continuó con su carrera de maestro hasta que, a través de su vinculación con el Partido Comunista Italiano, comenzó a vivir del periodismo, editando el periódico Cinque Punte y siendo director de L`Ordine Nuovo de Varese. A través de este ejercicio de un periodismo comprometido, Rodari llegó a la literatura. Al principio firmó con el seudónimo de Francesco Aricocchi, con el cual publicó una recopilación de leyendas populares, Leyendas de nuestra tierra, y dos cuentos de corte fantástico, El beso y La señorita Bibiana. Posteriormente, siendo cronista del periódico L'Unitá, descubrió su vocación de escritor para niños. De allí nacen sus primeras filastrocche, coplas y retahílas cargadas de humor, ligadas a la corriente de la poesía popular italiana, las cuales tienen tanto éxito que son reclamadas por los lectores grandes y chicos. Desde entonces publicó más de una veintena de libros en los que combina magistralmente el humor, la imaginación y la desbordante fantasía con una visión crítica, no exenta de ironía, del mundo actual. Entre sus libros destacan El libro de las retahílas, Las aventuras de Cipollino, Jip en el televisor, Cuentos por teléfono, Gramática de la fantasía, Cuentos escritos a máquina, Cuentos para jugar, La góndola fantasma, Gelsomino en el país de los mentirosos, Las aventuras de Tonino el invisible, Los enanos de Mantua, Ejercicios de fantasía y Los traspiés de Alicia Paf. En 1970 recibió el máximo galardón al que un escritor para niños puede aspirar, el premio Andersen. El hecho de que desembocara en la literatura infantil a partir del periodismo, y no de la pedagogía, incide directa y favorablemente en su obra. En ella hay que descubrir todo el potencial liberador y verdaderamente revolucionario de su propuesta. Acercarnos al hombre vital y comprometido, al político, periodista, pedagogo y escritor que hizo de la palabra su acción. 


ENDRE ADY

(Erdmindszent, 1877 - Budapest, 1919) Poeta revolucionario húngaro, destacado por sus innovaciones estilísticas y temáticas, que tuvo una importante influencia en la literatura posterior de su país. Es el principal poeta lírico en lengua húngara del siglo XX y uno de los representantes fundamentales de la poesía modernista en Europa, aunque completamente desconocido en castellano.

Produjo una amplia obra: Sangre y oro (1906), El carro de Elías (1909), Poemas de todos los misterios (1911), La vida que huye (1912), A la cabeza de los muertos (1917), entre otros títulos. Los versos contenidos en su libro Nuevos poemas (1906) son especialmente reveladores y fueron calificados como las "nuevas canciones para una nueva época". Sus últimas composiciones fueron recogidas en un volumen póstumo: Los últimos bajeles (1932).

De origen noble campesino, se describió a sí mismo como "frágil de salud y medroso", "de espíritu femenino, aristocrático, cobarde y bárbaro". Desde muchacho se refugió en la nicotina, el alcohol y las mujeres, disfrazando su soberbia y su timidez con un tono agresivo y violento, tanto en su actitud vital como en sus primeros escritos periodísticos. Influido por Carlos Marx y Charles Darwin, se situó a la izquierda en política como en literatura, compatibilizando esa actitud con un marcado gusto aristocrático por el refinamiento. Consideró desde muy temprano a la Rusia de su tiempo como un modelo de lucha.

En París vivió varios años como corresponsal de periódicos húngaros, tomando de la prensa francesa los temas de sus crónicas y viviendo casi exclusivamente entre bohemios y emigrantes de su misma nacionalidad. Viajó también por Italia, ganando y perdiendo fuertes sumas de dinero en el casino de Mónaco. Pasó sus últimos años en Hungría, aunque la atmósfera de Budapest le resultaba asfixiante.

Para entonces, ya era el eje en torno al que giraba e iba a seguir haciéndolo posteriormente la lírica húngara, además de ser el centro de la gran revista político-literaria Nyugat (Occidente). Era aclamado como profeta por los grupos de izquierda y vituperado por los nacionalistas de derechas. Fue atacado desde círculos militaristas por oponerse a la participación de su país en la guerra, y vivió para ver la independencia de Hungría, aunque estaba ya demasiado enfermo como para participar en el gobierno republicano del conde Mihály Károly, quien, sin embargo, fue a visitarle a su retiro, acompañado de sus ministros.

Su último poema se titula Saludo al Vencedor, un llamamiento a los triunfadores de la Gran Guerra para que no humillaran a Hungría. El vanguardismo poético de Endre Ady es experimental, ya que trató de generar información que cuestionase el propio lenguaje empleado en sus textos y, por extensión, todos los lenguajes. Sus poemas interpelan a la sociedad que los recibe, interrogando y obligando a rehacer sus estructuras a la luz de los procesos que despierta.

Esta lista hace parte de la lita general de los periodistas mas importantes e influyentes de todos los tiempos.









Comentarios